16 de julio de 2010

Twin Peaks FFFFFFFUUUUUUU


En abril empezaron a salir las noticias de que hacía 20 años del estreno de la serie que revolucionó el panorama televisivo mundial de los 90 y que estableció las pautas, según opiniones expertas, de las que muchas series de hoy en día se han nutrido.

Estoy hablando de Twin Peaks, o lo que muchos recordamos como el mítico: ¿quién mató a Laura Palmer? Así que, recordando detalles sueltos vagamente (e inoportunamente, como el asesino por ejemplo ¬¬), me dispuse a verla, visto el halago generalizado.

La serie se compone de dos temporadas muy mal estructuradas: la primera de 8 capítulos y la segunda de 22. Y esto pasa por lo típico: quieren hacer una mini-serie cool y luego tiene éxito y pretenden estirarla aunque no tenga sentido alguno. Y es que, la identidad del asesino se descubrió en los primeros episodios de la segunda temporada (por presiones de la cadena, parece ser), así que explícame tú cómo rellenar el resto...

Es por ello que la primera temporada engancha muchísimo: personajes muy ambiguos y muy bien interpretados, misterio, un toque sobrenatural y alguna paranoia que otra. Pero la segunda me ha cansado tanto que he tardado meses en acabarla, por pereza más que nada. Es aburrida y carece de esa atmósfera tétrica y desconcertante de la primera. La explicación es que los creadores la dejaron un poco de lado al estar ocupados con otros proyectos. Y sólo volvieron para darnos el regalito final.


CONTIENE SPOILERS (POR SI TE APETECE VERLA), CONTINUA EN LA CONCLUSIÓN


Ya que empecé a verla y ya que la gente la ponía por las nubes, por lo menos tenía que verla acabar...



Eso es lo que he pensado cuando he visto ese final. Además de intentar buscar el capítulo siguiente, por si había habido algún tipo de error. Pero no. Por lo visto la cadena canceló la serie por la decreciente audiencia (y calidad) y los creadores sirvieron su venganza en plato frío (más bien congelado): un final que más que abierto es incoherente e injusto para la gente que había seguido la serie.

Luego intentaron arreglarlo con una película a modo de precuela (la cual me niego a ver), que contaba los últimos siete días de vida de Laura Palmer y que parece que daba pistas sobre lo que hubiera pasado si hubiera continuado la serie, pero fue un fracaso total.

Aunque fuera precipitado ese final y no diera tiempo a terminar todas las tramas, la serie merecía un cierre digno. Pero no, todos los personajes quedan en el aire. Un desastre la verdad y una decepción. Si lo llego a saber no la veo.

Las escenas de la habitación roja, aunque características de la serie, me resultan cargantes a más no poder y si bien simbolizan una forma original, abstracta y característica de narrar una historia, al final no le he encontrado significado alguno. Como el hecho de que Bob se metiera en Cooper, en fin...


FIN DEL SPOILORAGE jajaja


Si bien he leído en cien blogs alabanzas y recomendaciones para ver esta serie (y no le faltan por la innovación, la peculiaridad y la grandeza en algunas partes, además de la cantidad de actores famosos en sus inicios), yo una vez más llevaré la contraria: no recomiendo a nadie pasar por este sufrimiento y ésta pérdida de tiempo. Porque con un final así yo me siento engañado. Lleva pasando desde la Prehistoria: un buen producto y una muy buena idea se van al garete por cincunstancias varias. Una pena.

Y la gente se queja por el final de Lost...



P.D. Por si alguien no entiende lo de FFFFFUUUUU:

http://ragetoons.tumblr.com/