14 de diciembre de 2014

Taylor Swift - 1989



Lo ha hecho una vez más. Red era difícil de igualar. No me atreveré a decir superar, eso lo veré con el tiempo. Pero ha vuelto con un trabajo excelente, muy compacto, de estilo cuidado y coherente en su totalidad. Partiendo del country que la vio nacer como artista, nos ofrece un álbum completamente pop, género con el que ya había experimentado en su anterior entrega.

Hablando del conjunto, ningún tema suena igual, y eso es un reto para un cantautor. Gracias a la colaboración de multitud de productores/escritores se puede lograr este nivel variedad, pero a través de un hilo conductor, sin parecer un cajón de retales.

No hay ni que decir que para quien conozca la vida personal de Taylor y una vez escuchado el disco, no cabe duda alguna que de principio a fin habla de su relación con Harry Styles de One Direction. Nos pareció un drama por aquel entonces, pero si inspiró este discazo, que vengan muchos más. Vayamos por partes.

1. Welcome To New York

Sumemos a la lista una oda más a la ciudad de los rascacielos. Sirvió para abrirnos el apetito como segundo single promocional antes de desvelar el LP entero, y bien que lo hizo. El corte favorito de su amiga Ella (Lorde) abre con unos sintetizadores muy ochentas, la década que la vio nacer y cuyo año otorga título al álbum. Los beneficios de las ventas de este corte fueron donados a las escuelas públicas de dicha urbe.


2. Blank Space

Cuando me enteré que sería el segundo sencillo no me entusiasmó en particular. Así como Red tenía singles muy claros, este disco es de una calidad más homogénea y no hay canciones que destaquen tanto. Pero aún así consiguió el número uno, porque la marca Taylor está en auge y los talifanes somos muy talifanes. 

Algo bonito que ha creado esta mujer es la ilusión de volver a comprar y escuchar un disco por primera vez y tener expectativas, porque sabes que va a poner sobre la mesa un producto extraordinario.


Para el vídeo contó con la presencia del modelo Sean O'Pry, el mejor pagado del mundo en 2012 y 2013. Más lo que se habrá endorsado con este videoclip. El de los labios mordisqueables, y si no pregúntale a ella, interpreta a la víctima de turno de la Tay-Tay debora-hombres. Tanto el tema como el vídeo es una parodia de la imagen pública que la cantante se ha labrado por sus conquistas amorosas. Está divertido, pero en sus dos primeros singles se ha centrado demasiado en lo que la gente piensa de ella. El resto del disco no es así, pero no podía escribirlo todo sobre Harry.


¿Referencias sutiles, Taylor? Pelo largo, hacia atrás, camiseta blanca, mirada de James Dean... Blanco y en botella. Por no nombrar el título del tema. No es de mis preferidas, pero como siempre el tracklist está pensado a la perfección y nos lo meten entre dos temas potentes.

El corte trata sobre las idas y venidas que tuvieron. Y que a pesar de saber que quizás aquello no iba a ninguna parte, no podía dejar de intentarlo. Como nos ha pasado a todos alguna vez.

4. Out Of The Woods

Una vez más, la vocalista de Wyomissing evoca una relación pasada en la que, ignorante de sí, se preguntaba si ya era algo estable. Narrada sobre hechos reales, podemos mencionar el colgante que llevaba de él y el accidente de coche que tuvieron, entre otras pistas (guiño, guiño).



5. All You Had To Do Was Stay

Bien documentada fue la pelea que tuvo con Harry cuando irónicamente se fueron de vacaciones románticas al Caribe. Fue el final de una relación errática-caótica. Ella se acabó volviendo sola y él se quedó de fiesta con otros amigos. Lo único que tenía que hacer era quedarse... con ella.

Max Martin participa en la producción y escritura de este y de la mayoría del álbum, junto a su aliado Shellback, además de ser el productor ejecutivo del conjunto. Infalible su enfoque pop y sus frases repetidas que se incrustan en el cerebro para nunca más salir. Amo. Sin embargo, la diferencia con Red es que ya no son tan de niñatadas. Es pop, pero es más maduro. Sobre todo las letras.

6. Shake It Off

Y casi a medio camino nos encontramos con el primer sencillo. Una técnica que ya podrían imitar otros artistas que ponen el tema más conocido el primero y luego te tienes que tragar el tostón del resto. Pero este no es el caso de la tonadillera americana, que es todo oro.

Es carne de radio y vale como primer single. Y gracias al nivel de popularidad de la cantante ha sido número uno durante cuatro semanas en la lista Billboard, pero no me gusta tanto como me gustaba We Are Never. Es un Hey Ya de la década de los 10. Creo que hay temas infinitamente mejores en el disco, pero no tan comerciales como este, que se pega que da gusto. Así que respeto la elección como presentación de este trabajo discográfico, pero quizás no sea lo que mejor representa el conjunto.



Una vez más, para cambiar de monoHarrytema, la Swift se hace una parodia de su imagen social, pero con una moraleja positiva de pasar de lo que dicen los demás y seguir adelante.

7. I Wish You Would

En uno de los voice memos que nos regalan en la edición deluxe, nos enteramos que esta canción en particular fue compuesta partiendo de la base musical y poniendo la letra por encima. A ella le funciona cualquier método.

Cada tema tiene un estilo diferente, que es muy de agradecer.

8. Bad Blood

Si en Red había un par de temas que no soportaba, este es mi menos favorito. No entiendo por qué es el preferido de su amigo Ed Sheeran.

Ya llegando a esos finales amargos en los que hay mal rollo con tu ex.

9. Wildest Dreams

Saber que algo se va a acabar aún cuando está empezando, pero no poder evitar seguir haciéndolo. Porque todos somos humanos. Bonita melodía y una vez más estilo diferente que sacan de la monotonía.


10. How You Get The Girl

Lentas intercaladas con canciones más rápidas: la maestría de un buen tracklist. Ella solita se imagina en su cabeza que ese misterioso amante pasado vuelve a su puerta para decirle que ha metido la pata y quiere volver con ella. En serio, ¿quién no ha pasado por estas fases después de una ruptura? Si es que Taylor pone la voz al pueblo, a lo que todos pensamos y pasamos por ello. Te hace sentir cercano con las letras que ella misma escribe, y por eso la admiro como artista. Por ser sincera y por compartir experiencias con las que todos nos sentimos identificados. Y por ser genuina y tener el talento de escribir todo ello de una manera que encima se te quede en la cabeza. Composición, letra e instrumentos. No lo olvidemos. Otros pueden poner letras a bases prefabricadas, pero pocos componen también.

11. This Love

Y cuando todo parecía terminado, un encore. Vuelven juntos. Por última vez.

Quizás mi balada favorita del disco. Crees que por estar acabando solo va a haber mierda, como pasa a menudo, pero no. Te sigue ofreciendo calidad de primera.


12. I Know Places

En otro de los voice memos de la deluxe nos descubre que ella misma sacó la melodía entera y la mayor parte de la letra. Ryan Tedder (One Republic) figura como escritor también, pero básicamente produjo el corte.

13. Clean

Un tema esperado por la colaboración de Imogen Heap, artista indie adorada por muchos. Sin duda, le da un toque distinto al cierre del álbum. Y otra de mis favoritas entre las lentas. Momento en el que finalmente te has olvidado de esa persona. El broche final al disco y a cualquier relación. Que por mucho que ya no te acuerdes no significa que no lo eches de menos, como dice en el middle 8. Con metáforas exquisitas, la ex-cantante country compara ese proceso de olvido con el agua y el hecho de "limpiarse"/desintoxicarse de alguien.

Recuerdo al principio de comprarme el disco que cada día se me pegaba una diferente y esta ha estado en mi cabeza más de un día, y dos. ¡Si es que valen todas!


Deluxe

Así como en discos de Britney a veces mete temas que piensas, puta, ¿por qué no la has metido en la edición normal? No pasa en este caso. Las que vienen en la deluxe son canciones de calidad buena-aceptable pero que no pasaron el corte. Temas prescindibles, pero que no están de más para los fans o para todo aquel que quiera un poco más de la de ojos felinos.


14. Wonderland


Bien. Paralelismos con Alicia en el País de las Maravillas. Y otra pieza perdida en su relación con Harry.

15. You Are In Love

Mi preferida de la deluxe. Le salen muy buenas baladas a esta mujer. Quizás si la relación hubiera funcionado la hubiera metido en el tracklist.

16. New Romantics

Favorita de muchos. No mía. Es demasiado de niñatas.


Con 1.287 millones de discos vendidos en su primera semana, Taylor se convierte en la primera artista de la Historia en lograr un tercer álbum (encima consecutivo, a ver quién es el listo que lo supera) con más de un millón de copias vendidas en su primera semana. ¡Y con unas cifras que no se alcanzaban desde el año 2002! El segundo disco más vendido de 2014 (¡contando solo con la primera semana!) después del imparable y merecido éxito de la banda sonora de Frozen y único disco de platino de 2014 en USA. 1989 se convierte en el número 19 en lograr más de un millón de copias vendidas en la primera semana desde que el registro de SoundScan empezara en 1991. Y también se ha convertido en la primera artista femenina en reemplazarse a sí misma en el número uno del US Billboard Hot 100 al alcanzar dicha posición con Blank Space y quitársela a Shake It Off. Podría seguir hablando sobre récords que ha batido con este LP, pero los hechos hablan por si solos.

En definitiva, Taylor Swift ha vuelto para salvar la decadente y obsoleta industria discográfica. Es la artista pop completa: compone, escribe y toca varios instrumentos, además de dar buena imagen y con personalidad propia. Tiene un estilo depurado y variante en cada promoción, lo que le da al producto una definición más concreta. Merecido el éxito que está teniendo y todo el que le queda.



Bibliografía:



9 de febrero de 2014

Britney Spears - Britney Jean


Oh, Britney. No sé si nos das más penas que alegrías, pero ahí nos tienes. Enganchados como a un culebrón de sobremesa. Ahora está mejor, ahora está peor, ahora está menos gorda... La funcionaria del pop vuelve con el que es su disco más personal, y por ello que adopte su nombre completo como la llama su familia, algo que nos hemos cansado de oír en la misma entrevista que ha dado cien veces durante esta promoción, pero cambiando de periodista. Todas con preguntas preaceptadas y con respuestas ensayadas. Cuidado, que un periodista se le ocurrió salirse de lo pactado y le preguntó cuál fue su primer beso. "Justin", contestó una tímida personita. Si la dejaran ser ella misma más a menudo...

Lo cierto es que es la primera vez en su carrera que co-escribe todas y cada una de las canciones de un disco, pero libertad creativa tiene la que le hayan querido dar los que la llevan. La única vez que tuvo el poder de elegir los temas que entraban en un álbum fue cuando hizo de productora ejecutiva con Blackout. Punto. No nos engañemos.

La que hace mejor playback de toda Lousiana ha vuelto después de dos años para regalarnos una serie de composiciones que forman un todo incongruente y muy mal pulido. Qué esperabais, con will.i.am a la cabeza del proyecto. No ha tenido ningún gran éxito pero todas las artistas pop acuden a él por alguna extraña razón. Sí, la han dejado mostrar una parte más personal y es muy de agradecer que cante con sentimiento, como hacía muchos años que no ocurría, pero la producción del disco es perezosa y sin grandes complicaciones. Un gran refrito de todo lo que se ha cocido en los últimos años.

Esta era, que yo daría casi por finalizada, ha sido todo en torno a su residencia en Las Vegas. Desde la viaje-en-el-tiempo-a-los-noventa-portada de Work Bitch, hasta su vídeo, aquel bolo en el desierto... Han ido a lo económico. Lo que hoy en día da dinero a los artistas son las giras, no vender discos. Eso es más un negocio de la viciosa industria discográfica. Entonces, ¿para qué gastarse un presupuesto en algo que realmente no va a aportar beneficios? Eso debieron de pensar cuando montaron una promoción basada en, prácticamente, entrevistas radiofónicas, en la que no aportaba ningún dato interesante desde la segunda. Para mí que les daba miedo que si actuase, la gente no se animara a comprar las entradas para la residencia. O porque ella se siente tremendamente incómoda actuando en televisión (ironías de algunos artistas venidos a menos). No solo fueron aburridas las entrevistas, sino que se quedó a gusto diciendo que en Las Vegas cantaría en directo. Lo que es peor, que ella siempre cantaba en directo con el micrófono apagado. Sabíamos que en todo caso serían las baladas, pero al final resulta que ni eso. Otra vez jugando con nuestras esperanzas. Pero es que ya ni se han molestado en hacer un pregrabado como en la gira de Femme Fatale, es que han puesto las vocales directamente del disco, y escuchar a ese mamotrenco en el escenario cantando con la vocecilla que tenía hace quince años es totalmente ridículo y un insulto para los pocos seguidores que le quedan. La coreografía... ¿ha mejorado ligeramente? Parece que baila más a gusto con zapatillas, sin el constante pánico que tiene de volver a lesionarse. Pero sigue siendo un intento vago. Ya no pido que vuelva a ser la de antes, eso no va a ocurrir JAMÁS, metéoslo en la cabeza, pero un poquito de ganas, Brit.

El documental I Am Britney Jean nos presenta a una Britney más natural delante de las cámaras de lo que hemos visto en mucho tiempo y se agradece saber que detrás de esa faz no hay un montón de microchips, como sospechábamos, pero no es suficiente como promoción.

Todo este desastre se refleja en las pobres ventas del disco: el que peor resultados ha tenido, debutando en un número 4 en USA, su entrada más baja en álbumes, para caer en picado a continuación una vez los gays habían comprado su copia. Y no hablemos de ese 34 en UK. Pero no nos engañemos, que después de un par de escuchas y de una reacción inicial decepcionante, ya estaba tarareando Body Ache. Y de ahí Brightest Morning Star, Passenger, Now That I Found You... Britney tiene ese poder de llegar a mí y no lo puedo evitar.


1. Alien

Muy esperada por los talifanes sabiendo que William Orbit estaba detrás de este corte, el gran productor-compositor que hizo junto a Madonna el fantástico álbum Ray Of Light. Con sus típicos sintetizadores, Orbit parece que no arriesga mucho en cuanto a producción y la canción no parece grandiosa de buenas a primeras, pero tiene un encanto particular. Britney se pregunta por qué se siente tan diferente a los demás o tan sola en el mundo, algo que nos recuerda a esas épocas de fotos de paparazzi a diario y una Britney morena conduciendo con cara de ida por las calles de Los Ángeles. Ella quería meterla en el setlist de Vegas y quiere que sea single, pero nada que no se pueda solucionar deslizándole unas pastillas en la sopa. Ea, ea, ssshh, ya pasó.

2. Work Bitch

Cuando empezaron los rumores de que este sería el título del primer single no me lo creí. Suena chabacano y redundante después de aquel Scream & Shout donde también repetía la palabrita. Sin embargo tiene mensaje: tienes que trabajar duro si quieres algo en la vida. Me gusta y es lo único "puntero" que vamos a encontrar en todo el LP. El estilo cañero pero no genérico me ha dado muchas horas de cardio en el gimnasio y prometía un buen disco. De hecho, es de esos temazos atemporales que estás deseando que te lo pongan en el local de ambiente de turno (no nos engañemos, los heteros desconocen la existencia de este tema) para darlo todo bailando. Y me sigue gustando mucho. El vídeo ayudó todavía más. Una Britney guarrona como antaño. Pero cuando luego te enteras de que ella no estaba cómoda con tanta sexualidad, que se negó a hacer ciertas cosas y que luego quitaron las partes más fuertes... Da pena. Da pena que la estén forzando a hacer algo que no le apetece. Eso sí, está guapísima, y los efectos de vídeo ayudan todavía más a estilizar su figura, para los pocos que aún crean que los vídeos musicales tienen algo de real.


Lo que falló fue la promoción del sencillo. Vamos a ver, panda de payasos, ¿no sabéis que con lo puritanos que son los angloparlantes la iban a censurar? ¿Por qué no tener preparada una versión para las radios para que la pudieran poner sin más demoras? No, llegó tarde y ya era demasiado tarde. La censura del videoclip en horario diurno ayudó a ponerla en la palestra, pero no aprovecharon el tirón. Es una vergüenza que un temazo como este haya pasado desapercibido para el gran público y no hay más culpables que el equipo de Britney.

3. Perfume

Otra que esperábamos con ansia. Co-escrita por Sia, prometía mucho. Britney fue hasta a un profesor de canto para clavarla, y de hecho su voz suena más sentimental y real que nunca, quizás demasiado. Mucha gente duda de que sea ella, pero lo que pasa es que como lleva una década susurrando, nos habíamos olvidado del tono tan grave de su verdadera voz. Es Britney en estado puro y el tema es precioso y sincero, hablando de su propia experiencia de sospecha de infidelidad cuando estaba acabando su relación con Jason Trawick. Pero una vez más, gracias a una patética e inexistente estrategia comercial, el gran público no sabe ni que existe esta canción. Ni una puta actuación. Una en directo habría ayudado mucho. Resultado:

Número 76 en Billboard Hot 100.
El videoclip fue otra decepción. Una historia en la que parece que ella esté pasando buenos momentos con un hombre, pero al final te das cuenta que no, que en realidad lo pasaba con otra y ella solo estaba allí en esencia... o perfume, para teóricamente marcar su territorio y que la otra oliese su marca. Lo ves y parece que vaya a pasar algo, pero no pasa absolutamente nada. Esto es porque una vez más modificaron el concepto del vídeo a posteriori. Se filtraron unas fotos de Britney con una pistola en la mano y todo ello hubiera formado parte de esa versión en la que al final ella... mataba a su novio, un modelo con un pelo muy parecido al de Jason, mira por donde. Pero lo consideraron demasiado fuerte, y por mucho que Joseph Khan quisiese, no logró sacar el director's cut. Quizá algún día se filtre a cuentagotas como ha pasado con los años con el de Gimme More.


4. It Should Be Easy (feat. will.u.stop)

Como no, tenía que meterse en al menos un tema. Y el caso es que no es de las peores, pero el recurso de distorsionar la voz hasta dejarla irreconocible es muy 2012. Esta es la típica mierda que se meriendan los radioyentes, así que tampoco funcionaría mal como sencillo. Se rumoreó que lo sería cuando salieron unos remixes, pero luego lo negaron.

5. Tik Tik Boom (feat. T.I.)

Un corte que bien podríamos haber encontrado en ...Baby One More Time. Por la estúpida letra, en cuanto a lo negativo, pero por el alma que le pone a la voz. Esos "yeahs" del final me recuerdan mucho a la Brit-Brit del primer disco. Pero para una mujer en su treintena suena muy estúpido decir "cari, hazme hacer tic tic tic tic tic tic bom. No muy despacio, no muy deprisa, cari, hazme hacer tic tic bom". Otra que se rumoreó que sería single.


¡¿David Guetta?! Lo primero que dije cuando vi que era el productor. Luego fue el primer estribillo que se me pegó y de hecho me gusta, pero no deja de venir en mal momento. Esto, hace cinco o diez años hubiera sido la bomba. Ahora suena antiguo. Nadie quiere saber ya nada del DJ francés porque estaba hasta en la sopa, al igual que le pasó a Timbaland o a RedOne. Y en este momento es cuando tenía que trabajar con ella... No. Britney era una artista que siempre sacaba algo nuevo y probaba nuevos estilos en sus discos. Lo hizo hasta con el dubstep en Femme Fatale cuando aún no se llevaba mucho. Pero para este ha ido a lo cómodo. Ha trabajado con productores que ya han tenido éxito y por eso el resultado es predecible y aburrido. Y aunque el estribillo de esta canción se pegue, ese final tan descafeinado me deja tibio. No termina de explotar. Estás esperando a que llegue la parte buena y no llega nunca. Una pena que ni siquiera lo que querían hacer bien no les haya salido.


7. Til It's Gone

Una más rumoreada como single, pero no entiendo ni por qué. 


Sia y Katy Perry colaboran en la composición y Diplo produce esta estupenda canción que hace a Britney una vez más quitarse las telarañas de las cuerdas vocales. Me encanta. Pero así como en el resto del disco la reconozco, aquí por mucho que yo quiera en el minuto 1:57 antes del segundo estribillo... Ese grito no lo puede hacer ella, a mí que no me jodan. Britney tiene un rango muy amplio de voz, pero a esa nota no llega. Ahí han metido a la Myah Marie, corista habitual de la cantante y con un tono muy parecido. Esta lo negó todo, pero su padre dijo que cantaba ella en vez de Britney. En medio de unas acusaciones y otras encontraremos la verdad. Que cada uno juzgue. 

9. Chillin' With You (feat. Jamie Lynn)

La parida de turno. Más mala que un dolor de muelas, pero ¿y el morbo de meter a la hermana? Básicamente.

10. Don't Cry

No está mal, pero hubiera sido desgarradora con una base orquestal de instrumentos de cuerda y una producción más sencilla. No era necesario hacerla tan urbana con esa alarma portuaria de fondo.


Edición Deluxe

El disco no hubiera valido mucho la pena con esos diez cortes, pero algunas de la deluxe la completan de manera que aún no lo dejan mal del todo.


Dr Puke no podía quedarse sin meter sus narices en todo proyecto pop que se cueza, pero en esta ocasión le tengo que dar las gracias por darnos la mejor balada del álbum. Sia ayudó a Britney una vez más en la composición y sería un tema precioso si no supiésemos que habla de Dios. Quizás para alguien sí le toque la fibra, a mí me corta el rollo. Prefiero pensar que se lo canta a su amor.

12. Hold on Tight

No me gusta en especial, pero aquí hacia el final queda bien.


Temazo. ¿Por qué la han puesto en la deluxe? Quizá porque se parece demasiado a Wake Me Up de Avicii o porque no pegaba con el resto, pero... ¿Pega el resto con el resto? Me explico: normalmente hay cierta concordancia en un LP, pero en esta ocasión que han hecho un cajón desastre de dance con baladas, ¿qué más daba ya meter otro estilo más? En fin. Que muy buena manera de cerrar el disco, al menos.

14. Perfume (The Dreaming Mix)

Una versión más cercana a lo que en un principio compuso junto a Sia, pero la que sacaron como sencillo le pusieron esa base más radio-friendly y quisieron regalarnos esta. Pues vale.


Sí, lo escucho porque es Britney y de momento me gusta, pero dentro de unos años recordaremos de este disco Work Bitch y ya. Lo único bueno que le quedaba era la música y ya ni eso. Este es sin duda el peor álbum que haya sacado en su carrera. Se hace muy difícil seguir apoyándola. Si hay algo en lo que no decepcionaba era en sus discos, pero con este es con el primero que lo estoy. Y ahora se tomará un descanso después de Las Vegas... Qué queréis que os diga. Nos ha dado muchos años de entretenimiento, y post-meltdown, han sido más sufrimientos que otra cosa. Dejadla que se quede en casa con sus niños haciendo té dulce que es lo que quiere hacer, o reinventadla por completo y dejar de intentar que siga pareciendo una adolescente, vendiendo su cuerpo y su imagen, porque ya tiene treinta y tantos y los que la seguimos también nos hemos hecho mayores. Ya no tiene un público en concreto (target) al que dirigirse, le quedan los fans de siempre, y cada vez son menos. Si en este momento me dicen que se retira definitivamente me alegraría por ella, si es lo que de verdad quiere. Porque para tenernos a medio gas mejor que no, gracias.

12 de enero de 2014

Lady Gaga - ARTPOP


¿Comenzamos con la portada? Como siempre, Gaga hypeándonos con el estreno de la portada: que lo había hecho Jeff Koons (los menos puestos en arte todos tuvimos que googlearlo), que sampleaba el Nacimiento de Venus de Botticelli... Cuando vi el preview que solo mostraba fragmentos de esta obra me imaginé que la retratarían a lo pintura antigua. Hubiera quedado precioso. Relacionado también con el nombre del disco. Luego de repente salen los cortes esos donde intercalan otra escultura de Venus y te plantan encima unas letras rosas fucsia que podrían haberse hecho con Paint y ya dices: nos la ha hecho otra vez. La escultura de ella ha quedado bonita, pero tenía que llevar la pelota de Nivea entre las piernas (seña de identidad del artista). Todo lo artística que tú quieras, pero un espanto en su conjunto. Sin embargo, una mejora en comparación al horror de la moto con su cabeza pegada.

No por todo ello y una sucesión de decepciones encadenadas desde hace años iba a dejar de escuchar el disco. Porque fue difícil no cansarse de una señora que estaba hasta en la sopa. El año que estuvo alejada de las cámaras no fue suficiente. Cuando estás tan saturado de alguien necesitas un buen descanso. Aun así volvió. Primero se operó de la nariz para esta nueva era y aprovechando para cancelar el resto de una gira que no se vendía ni pa tras se cogió la baja por una operación de cadera y luego llegó el resto.

La promoción del álbum empezó con locuras como la artRAVE y otras gilipolleces de moderna que tiene ella. Se dice que la discográfica se gastó 25 millones de dólares en esta promo, pero qué queréis que os diga, no me lo creo. Y si de verdad lo hizo, no me extraña que estén enfadados con las ventas hasta ahora (comparado con la locura que fue Bore This Way). Pero si algo bueno hace esta mujer, es promocionar un disco entero. Otros artistas cantan el primer single en todos los programas a los que van, pero Gaga además canta otras que a lo mejor ni serán singles, o hace miniconciertos como el acertadísimo iTunes Festival 2013. Con lo cual, cuando escuchas por primera vez el álbum ya no son 16 canciones nuevas. Ya te suenan. minipunto para Gaga.

Se ha hablado de flop porque en su primera semana vendió 258.000 copias en USA y fue número uno... Ojo, que son cifras nada despreciables. Pero claro, si se compara con los 1,1 millones de copias que vendió BTW en su primera semana es normal que se vea como una recesión. Pero es que con Gaga siempre la compararemos con épocas mejores, de cuando hacía música de tremenda calidad o de cuando estaba en el candelero, y eso ya no va a volver, como Britney y sus ganas de bailar.

Para esta ocasión, Stefani Joanne Angelina nos trae una colección pop, jugando con otros géneros, que componen un disco muy compacto, pero sin grandes temas a destacar.


1. Aura

Orrá ah ah. Orrá ah ah. Rara de cojones. Pero me gusta. Y aquí no puedo evitar ser subjetivo. Entiendo que resulte molesta para la mayoría de los humanos, pero a mí ese estribillo me conquista. Vale que la estrofa es lo peor, pero en sí el tema tiene un algo que me llama. Acabó formando parte de la banda sonora de Machete Kills, su debut como actriz (si ignoramos Boiling Points, donde se supone que la engañaban con cámara oculta, pero todos sabemos cómo funcionan esos programas de la MTV).


Trajo polémica por el tema de mencionar el burqa y una sexualización de la mujer musulmana, pero ella como es muy artista, en realidad se refería a que debajo de todas esas pelucas/disfraces está Stefani, una chica de carne y hueso. Ella misma lo explica mucho mejor en este clip en el que habla de todo el álbum canción por canción. De verdad vale la pena para entender un poco más su locura y no quedarse solo con lo superficial de la música de este disco:



2. Penis Venus

El que se supone que iba a ser segundo single, pero una vez más Gaga se precipitó convirtiendo un single promocional en oficial al ver el (moderado) éxito de antemano. Así ya no tiene que arriesgarse a sacar Venus, que no la conocía nadie y no sabía cómo el público reaccionaría ante una canción tan rara, para ser sincero. Según ella, el vídeo saldrá de todas maneras, aunque no sea single. O quizás lo sea más tarde... Con lo caótica que está siendo la promo de este disco ya no lo sé.

Con una letra en la que no puedes dejar de imaginarte que dice "penis" en vez de la diosa romana, dice que cuando la toca muere por dentro... Haced vuestras propias conclusiones. Ella misma dice en el link de antes que el tema va sobre la diosa, los planetas y el sexo en su sentido más mitológico. A destacar también que es el primer corte que produce Lady Gaga (ha co-producido antes, pero en este ha estado más involucrada que nunca) y con muy buen resultado. No le veo todas las de ganar si esto llegase a radio, porque muy comercial no es, pero admiro la innovación, la pizquita de rareza que aporta Gaga y la potencia del estribillo.



3. G.U.Y.

Que si lo lees así significa "chico", pero como a Gaga le gustan mucho los juegos de palabras, las siglas significan "Girl Under You", y se refiere al nuevo feminismo. A que una mujer no tiene que llevar siempre la batuta de una manera activa, sino que se puede estar debajo en el sexo y a su vez tener control sobre lo que se está haciendo. Atrás y anticuados quedaron los emblemas de "chicas al poder". Suena muy noventas. Ahora está claro que lo están, más en igualdad, y este es un mensaje que lo apoya.

La producción de Zedd y la composición de Gaga la convierten en un tema lo suficientemente comercial como para poder ponerla en la radio, pero a la vez dándole el toque raro Gaga. Los gritos del final me encantan.

4. Sexxx Dreams

Joyita. Cada corte que nos encontramos es un mundo diferente. Y este nos transporta directamente a un sueño húmedo. Quizás muy subidito de tono para la radio, pero se queda como una de esas maravillas que te encuentras cuando escuchas el disco en tu casa.

5. Jewels n' Drugs (featuring T.I., Too Short and Twista)

Me había olvidado de la existencia de esto porque lo borré casi al principio. ¿Que quieres hacer un tema hip-hop en un disco pop? Muy bien, pero ponlo al final o en la deluxe (si la hubiese), porque ahí al medio lo que hace es partirte el disco. Sin este, todo el conjunto fluye muchísimo mejor.

6. MANiCURE

Espíritu rock en este himno con doble sentido: arreglarte para salir de fiesta y a la vez necesitar una dosis de hombre. Esto también podría funcionar para las radios.

7. Do What U Want (featuring R. Kelly)

He aquí el single promocional que se convirtió en segundo single, como pasó en la era anterior con The Edge Of Glory. No. Si tiene éxito como promocional, la gente comprará el CD. Pasa a presentar otro tema como sencillo y punto. Pero no, era más fácil ir sobre seguro y sacar un single para una canción que ya se sabe que ha gustado.

Ahora bien, colaborar con R. Kelly a sabiendas de que tiene un pasado turbio de abuso de jovencitas en una canción que se llama "haz lo que quieras con mi cuerpo"... es de ser inútil. Y si no lo sabía de antes, debería de haber indagado en el pasado de un artista con el que va a colaborar. Y por si no tuviera poco, el vídeo lo dirigió Terry Richardson, quien también está acusado de acoso sexual por algunas modelos con las que ha trabajado. Conclusión: el videoclip probablemente no verá nunca la luz del sol.

De ahí la colaboración espontánea con la Aguilera, para además enterrar viejas rencillas de aquella supuesta campaña de desprestigio a cargo del equipo Gaga para hundir a la artista de featurings cuando aún trataba de ser relevante con su promoción de Bionic. Lo que pretendía Stefani era crear un superdueto que ayudara a escalar al tema más alto de aquel debut en el número 13, pero no ha ayudado a la causa. Y para el colmo, ha quedado un tema con dos cantantes berreando, porque en vez de regrabarlo para empastar las voces, Cretina canta sobre las vocales de Gaga, y por supuesto no queda bien. Al igual que aquel S&M de Britney y Rihannna.

8. Artpop

El que da nombre al disco no es lo típico de la artista que se sube de tono en los estribillos, es como muy en la misma nota todo el rato. Puede resultar monótono al principio, pero cuando aprecias la elegancia del corte gana bastante. Y una más expone lo que para ella es el concepto de ARTPOP, algo que todavía no tengo muy claro.

9. Swine

Una de mis preferidas del álbum por ser de las más auténticas. Gaga le grita lo cerdo que es a un tío con el que estuvo y que la hacía sentir como que solo quería de ella su cuerpo. Los sonidos emulando gemidos de cerdos la hacen más única todavía. Entiendo que esta como Aura no sean favoritas por lo molestas que resultan a primera escucha, pero es algo subjetivo que no puedo explicar con palabras.

10. Donatella

Este punto marca un declive de calidad y del que se podría haber ahorrado el siguiente par de canciones. Por muy amiga suya que fuese (y la poca gracia que le hizo a esta que sacara una canción sobre ella), no veo el sentido de este corte. Es muy gratuito y la producción muy de tratar de gustar desesperadamente.

11. Fashion!

El señor will.i.am tiene que meter sus narizotas en todo proyecto pop que se precie y ambos habían querido colaborar desde hace tiempo. Como resultado este corte tan prescindible y con temática banal que ya explotó en su primer disco.

12. Mary Jane Holland

Si tuviera que quitar una después de Sex n' Drugs sería esta. No era necesaria.

13. Dope

Por fin salimos del bache antes de llegar a la recta final con la única balada del LP. Y gracias, porque Gaga se empeña en que es una gran compositora y siempre quiere demostrarlo con canciones lentas y profundas, pero nunca han sido su punto fuerte. En este caso y por lo personal de la letra le doy un pase.

Esta es una canción que o bien odias o bien te encanta. A mí me gusta, que no es poco. Pero la hubiera preferido con la letra más positiva con la que la presentó en el iTunes Festival 2013 en la que agradecía el apoyo de los fans.



14. Gypsy

Subiendo el ánimo de nuevo, nos cuenta como al estar de gira sus fans se convierten en su amante de una noche para no sentirse tan sola.



15. Applause

Según sus propias palabras, fue la última que le pusieron a la discográfica para que eligieran el primer single y fue la que más les gustó. No es un buen single de presentación de un disco. Queda muy bien como cierre, como nos lo encontramos aquí. Pero si te paras a pensar, ¿cuál hubiera sido mejor primer single? Hay buenas canciones en el álbum, pero ninguna con la brillantez, potencia y comercialidad que necesita un primer single. Por lo que dejémoslo en un "vale".

Y por primera vez en mucho tiempo nos regala un videoclip que no necesitamos pararlo tres veces para ir a comer. Un vídeo de duración como el corte es más que suficiente. Punto. Con ideas recicladas, como siempre, y sin mucha originalidad. Solo decir que la peluca morena rizada le favorece muchísimo y debería de plantearse usarla siempre.




Resumiendo, ARTPOP es lo que debería de haber sido un dignísimo sucesor de The Fame Monster, pero que falla en trascendentalidad. Es muy del momento. Ojo, que a mí me encanta y me parece de los mejores álbumes de las grandes divas que han sacado disco últimamente, pero no se queda, caerá en el olvido. Born This Way llegó en un momento en el que estaba en la cresta de la ola y la gente lo compró impulsivamente. Con ARTPOP ha creado un disco más comercial, con la pizca Gaga-rara justa pero música para agradar a un público más amplio (y no solo a sus fans más extremos, como con BTW). Pero la diferencia es que aunque sea de una calidad más homogénea, llega en el momento equivocado, cuando la gente ya no le hace caso a su música y ella misma se centra en sus excentricidades y en el arte, en vez de en la música, que es lo que realmente importa. Sus dramas y su victimismo ya no causan ningún efecto y la gente simplemente la ignora.

ARTPOP no llega al nivel de The Fame Monster en cuanto a calidad, porque aquello fue exquisito, pero iba en el mismo camino. Música que poder bailar que a la vez transmite un mensaje. Y es una pena que un álbum que se puede escuchar de principio a fin caiga en el olvido por una poco agraciada promoción o la pesadez de la propia artista, que repele a la gente de darle otra oportunidad. Veremos si remonta la era de alguna manera, pero lo dudo.


7 de enero de 2014

Katy Perry - Prism


Nunca es fácil publicar un disco después de un éxito arrollador como el que tuvo con Teenage Dream. Katy lo ha intentado pero, ¿lo ha conseguido? 

Lo que sí intentó previa salida del álbum es dejarnos clarito que se disociaba de su antigua imagen de chica-chicle en los siguientes teasers 1 y 2. ¿Los habéis visto? Bien. Si hay algo que odio es que los artistas desprecien épocas antiguas suyas. Según ella la era anterior fue una exageración de su propia persona. Una parodia creada a partir de su parte más divertida y golfa. Ahora ha madurado, ha crecido, bla bla bla. NO. Porque has cosechado una serie de fans que te han seguido por esas mismas razones que ahora estás desestimando y no es justo, porque algunos de ellos probablemente siempre les gustes por eso mismo que has hecho y no les gustarás por lo siguiente que hagas. Es lo lógico pasar a otra cosa con las diferentes promociones, pero ojo, no vayas de "ahora soy mejor y todo lo que he hecho antes es mierda" porque yo a eso lo llamo insultar al personal que por esas mismas razones les gustas.


Empecemos sin más dilaciones la crítica por la portada del disco: horror. ¿Qué es todo ese brillo? En serio, molesta. Vale que lo hayan querido hacer sencillo, pero no hacía falta que quemasen con el superresplandor. Si la imagen fuera nítida y la luz solo se viera por detrás y no encima, se agradecería. Cualquiera de las fotos realizadas en la misma sesión para el libreto (las veréis a lo largo del post) hubiera servido. Pero para variar tienen que elegir la menos acertada.

Musicalmente hablando... Qué queréis que os diga, la Perry nos ha hecho un refrito de lo más exitoso de Teenage Dream para pescar a los seguidores que cosechó en la era anterior y de regalito una serie de bodrios, uno detrás de otro. Descuarticémoslo.


1. Roar

Todo pintaba muy bien con la salida del primer single. Un ligero cambio, algo más maduro pero con sus "oh oh ohs" típicos de Max Martin/Dr. Puke (productores de la primera mitad del LP), un mensaje positivo de no dejarte pisotear en una relación. Bien. No me explotó como la popera California Gurls, pero me gustó durante más tiempo.

Mucho se comparó con Brave de Sara Bareilles, pero yo no las veo tan parecidas. Algo similar en la producción. De hecho ambas cantautoras son amigas y a la segunda no es que no le molestaran las comparaciones, sino que encima le vino bien para que la gente conociera su música. Como yo, que no había escuchado el tema hasta esta polémica.

El sencillo se convirtió en el octavo número uno para la cantante y la reafirmó como artista consagrada. Katy no es una de esas que tuvo un golpe de suerte, ha venido para quedarse.

Una vez más, ¿qué coño estaban pensando al publicar ese estruendo de portada? ¿Se puede ser más garrulo que combinar rosa con estampado atigrado, chaqueta de tigre y tigrecitos hasta en las letras? Fatal. Hubiera sido mucho mejor haber ido por el rollo que le dieron al vídeo y haber hecho algo parecido a la promocional de la salida de este (derecha).

El vídeo... Divertido muy a lo Katy. Ahora bien, si pretendían hacernos creer que estaba morena por estar en la isla pintándole la cara directamente de naranja, la llevan clara. Con la pasta que tiene ya la podían haber maquillado mejor, con una brocha y no un rodillo.



Me encanta. Esto debería de ser single. Pero una vez más, la crítica no la acogió muy bien por tener una letra llena de tópicos, como un popurrí de todo lo que uno puede decir en un minuto sobre la cultura hindú/parejas legendarias. Pero como yo soy muy de tener gustos opuestos a la crítica, pues me da igual. El pre-estribillo se pega que da gusto y el estribillo explota en tu cabeza. La producción nos transporta a La India y nos aleja un poco del pop convencional, lo cual se agradece.


3. Birthday

Ya empezamos con "contentar a la base fan-pop". Aquí Max/Puke no se han comido mucho la cabeza. Un poquito de lo de siempre y apañá. Al gran público no le importaría tragársela.

4. Walking On Air

Cuando crees que a partir de la anterior todo va a decaer en truños cagados por el mismo culo, te salen con esta inspiración noventera que no te esperabas (porque ese día Dr Puke tuvo libre o algo, gracias a Dios). Respiras. No todo está perdido. Sirvió como segundo single promocional. Olvidemos esa actuación en directo que hay por ahí.


5. Unconditionally

No entiendo por qué elegir esto de segundo single cuando hay otros mil temas explotables en el disco. Pero ahí está:
Flopazo.
Hay que ser inútil para desperdiciar el tirón que traía con Teenage Dream y el éxito de Roar para estrellarse de una manera tan gratuita y predictiva. Número 14 en el US Billboard Hot 100 y va que se mata.

El vídeo es de esos que se han gastado mucho presupuesto, muy bonito, muy precioso, ella muy guapa... pero que ves con mucha indiferencia porque es esa la reacción que causa, básicamente.


6. Dark Horse (feat. Juicy J)

Elogiadísimo corte por los más enteradillos, de esos que están tirando de la manta para conseguir que lo urbano sea lo más in otra vez. Superado el golpe inicial de lo chungo de la base, el tema está muy bien. Los enteradillos tienen razón. Sirvió como single promocional y Katy nos engañó muy bien con esta y Walking On Air, haciéndonos creer que el álbum era tan variadito.


7. This Is How We Do

Ya empieza, ya empieza. La pajilla. Aunque esta todavía resulta entretenida. Muy a lo Last Friday Night. Y aunque no sea de excelente calidad, esto para la radio vale.


8. International Smile

Dr. Luke: Max, que nos hemos quedado sin ideas. ¿Qué hacemos?
Max Martin: Pues rellenar.

9. Ghost

Max Martin: ¿Y ahora qué? 
Dr. Luke: Deja que ponga ella de esas cosas que escribe así sositas y que se apañe, que es su disco. No le vamos a sacar siempre las castañas del fuego.

10. Love Me

Ya te lo estás oliendo. Esto no va a remontar.

11. This Moment

Bueno. Se nota que salimos de la zona-polución de Max/Puke. Pero en estos momentos ya estás pensando en la lista de la compra.

12. Double Rainbow

Esta me gusta. Y se nota que los productores son diferentes. Recalco una vez más el error de poner todas las single-potenciales al principio y luego toda la basura al final. Lo mismo con meter toda la primera mitad con el dúo de productores-pesadilla y luego todo lo demás.

13. By The Grace Of God

¿Se ha acabado ya? Solo queda esta, por suerte.

De verdad que cualquiera de estas promocionales hubiera sido mejor portada :(
Versión Deluxe

14. Spiritual

La tortura se alarga. Pero sigues escuchando con la esperanza de que se hayan dejado algo fuera de la estándar por no pegar con el resto. Esta se anima un poco, pero sigue siendo prescindible.

15. It Takes Two

Más relleno.

16. Choose Your Battles

Un buen broche para edulcorar la falta de sabor en la segunda mitad. Tenía que haber sido el final de la estándar y haberse ahorrado todo este sufrimiento. 


En fin, Katheryne, ¿qué haces con tu vida? Era difícil superar lo anterior, pero un poquito de por favor. ¿Que quieres cambiar de estilo e ir de más madura? Vale. Pero no con cualquier cosa. Y no nos vendas la moto de que has cambiado completamente, quemando la peluca azul, y luego tengas temas igual de poperos o más que en Teenage Dream.

Ella es buena compositora y no dudo que seguirá creando hits, pero con este disco ha patinado un poco. No es nada transcendental. Es más, es de esos que te olvidas de que existe al poco de tenerlo. Se ve que le han dejado rienda suelta por el éxito anterior, pero en mi opinión no tenían material de suficiente calidad para sacar un álbum y han rellenado a base de bien. Han hecho unas cuantas chiclosas para seguir la estela de Teenage Dream, varias tentativas que atisbaban un cambio y el resto es la Katy seria y madura que nos quieren vender. Pero lo siento, porque yo no la compro.

Un disco flojo en general y con poca innovación, pero escuchable al fin y al cabo. Tampoco es que sea una tragedia, pero las expectativas estaban altas y quizás por mucho que hubiera hecho nunca se hubieran cumplido.





6 de enero de 2014

Miley Cyrus - Bangerz



¿Cuántas portadas hay de este disco? Sigue leyendo para saberlo. Todas horrendas, por supuesto. Me da igual que lo hayan hecho rollo 80s a lo Miami Vice. Son muy feas.

Miley Cyrus empezó su torbellino de rebelión en enero de 2013, cuando se fue de su discográfica de toda la vida para pasarse a la de su colegui Britney (RCA Records), que ahora comparten manager. La rubia de bote quiso romper con su pasado Disney de una vez por todas y empezar de cero. Su nueva imagen ha sido muy criticada, pero sinceramente, ha revuelto el soporífero panorama musical de una manera positiva. ¿No me digáis que no? Al principio yo también me escandalicé. ¡Válgame con la Hannah Montana! Pero después del shock inicial ya lo vi de otra manera. Es exactamente lo mismo que hicieron Madonna y Britney en sus épocas respectivamente: provocar. Llamar la atención. Llámese como quiera. La diferencia es que hace veinte/diez años era más fácil escandalizar, pero hoy en día con lo zorrones que están las niñas, el nivel de puterío para conseguir este mismo efecto sobrepasa algunos límites. Pero, ¿no se trata de eso en el mundo pop? No sé si os pasa, pero con el nivel de tecnología actual todo resulta indiferente. Recibimos cantidad de música nueva todos los días y la escuchamos con los ojos entrecerrados mientras hacemos otras cien cosas a la vez. ¿Dónde quedaron las emociones? Un artista pop no es solo alguien mono/a que haga música pegadiza. De esos hay a patadas. Si lleva consigo algo polémico o de lo que hablar causa más sensación, curiosidad, morbo. ¿Se ha pasado Miley sexualizando su imagen? Eso es lo que resulta ahora. Quizás también resultaba obsceno en el siglo XIX enseñar los tobillos y ahora sin embargo las tías van en tetas por la playa. El mundo cambia día a día y este es el siguiente paso. Al fin y al cabo todo esto es una puesta en escena.

Se ha hablado mucho de si este cambio fue impulsado por Larry Rudolph, quien promovió la sexualización de Britney en su día. Pero, sinceramente, ¿alguien cree que esta chiquita está siendo forzada a hacer algo que no quiere? Lo que pasa con Miley es que ha crecido en un ambiente reprimido, en el que siempre ha sido la estrella Disney y un modelo a seguir por sus niños-fans. Y la represión nunca trae nada bueno. Que se lo digan a las niñas de los colegios de monjas separados por sexos, que luego salen más putas que las gallinas. Por lo que esto no es más que una reacción a todo ello. Una explosión. Por primera vez Destiny Hope está haciendo lo que le da la gana, y no se está privando de nada. Quizás lo vea dentro de unos años y se vea ridícula. Si madura adecuadamente, debería. Pero es una época de su vida, tan vergonzosa como todos las hemos tenido. ¿O no tenemos fotos algunos que quisiéramos que desapareciesen del mapa cuando decidimos teñirnos el pelo o llevar cierta ropa? Lo que pasa es que la vida y el desarrollo de Miley están siendo públicos, mientras que nuestras eras oscuras quedan guardadas en un álbum de fotos escondido en el desván polvoriento de la casa de nuestros padres.


Dicho todo ello, Miley Ray ha conseguido el efecto deseado: llamar la atención. "Hey, estoy aquí. Escuchad mi música." Y la hemos escuchado. El problema de esta espiral de perversión es que llega un momento que si no se para, la gente le perderá el respeto y ya solo se la verá como ese mono de feria, esperando a que haga la siguiente mamarrachada. 

Para su cuarta entrega discográfica, la hija del intérprete de Achy Breaky Heart cambia de estilo radicalmente, pasándose a un pop fuertemente influenciado por el hip-hop y con reminiscencias country. Parece que después de años de EDM (Electronic Dance Music), las nuevas tendencias son viejas tendencias, y poco a poco vamos volviendo a lo que se llevó hace una década: la música urbana. Y cuidadito con el country, que también se está poniendo peligrosamente de moda (Taylor Swift, Avicii, Gary Barlow).

Mucho se ha hablado en el pasado 2013 sobre expropiación cultural, por eso de que Miley ahora va de artista urbana (o Selena Gómez o Iggy Azalea con lo hindú), pero creo yo que a la gente le gusta mucho darse por ofendida. ¿Habla alguien de este término cuando una artista afro-americana hace pop, se peina con el pelo liso o baila una coreo popera? ¿Solo alguien que sea de cierta cultura puede hacer cosas relacionadas con ella o solo cuando es una cultura minoritaria o que ha sido oprimida no se puede por parte de los que sus antepasados causaron ese daño? Muchas preguntas deberían de plantearse y cada uno puede pensar lo que quiera, pero en vez de igualdad, hoy en día se opta por ir hacia el otro extremo.


1. Adore You

Extraña manera de abrir el LP, pero funciona. No se suelen elegir baladas para el primer corte, pero la calidad de esta te deja con un buen sabor de boca para seguir escuchando. Una Miley más seria, pensé yo, hasta que se convirtió en single y sacó este vídeo tan vulgar que no pega nada con la canción. Se pueden hacer las cosas con gusto, aunque obscenas, pero esto ya no está hecho ni con esmero. Como dije antes, acepto las mamarrachadas, pero hasta cierto límite. Hay un cuándo y un dónde, como en las galas de premios y otros eventos. Ya lo dejó claro en los dos primeros vídeos. Aquí debería de haber echado un poco el freno. O la escala a lo sin sentido seguirá subiendo.


2. We Can't Stop

Una composición en un principio para Rihanna, pero que la de Barbados no aceptó la condición de que fuera primer single porque ya tenía elegido Diamonds y por eso los creadores la guardaron en la repisa, hasta que apareció Miley La Chunga. La producción de Mike Will Made It sirve de carta de presentación para el nuevo estilo de la cantante y también del disco, el cual este produce casi en su totalidad.

La primera vez que la escuché me pareció un horror. Tan lenta para un primer single. Pero luego se pega que no veas. La letra... Hace apología de las drogas. ¡Madre mía! Se echaban algunos las manos a la cabeza. Señores, pocos artistas no toman drogas hoy en día. No seamos hipócritas. Que lo nieguen hasta la saciedad no significa que nos lo creamos. Ahora llega alguien y lo nombra más naturalmente y nos escandalizamos. Bueno, que cada uno siga con sus creencias. No estoy diciendo que lo apruebe, pero realmente es más sincero que negar la evidencia.

El vídeo nos muestra a la nueva Miley, provocando a los puritanos y haciendo un poco la payasa.


3. SMS (Bangerz) (featuring Britney Spears)

- Britney, porfa, ahora que soy manager de esta, ¿puedes hacerme el favor de cantar con ella en este tema? 
- No. 
- Pues lo harás de todas maneras porque al ser de la misma discográfica te obligamos contractualmente.
- Bueno, pues digo cuatro frases habladas sin mucha gana y me vuelvo a casa con mis hijos.

Algo así me gusta imaginarme a mí que fue la conversación. O quien sabe si a Britney le pareció buena idea de verdad, como ella dice. A mí me pareció una mierdecita cuando lo escuché. Hay expectativas cuando se anuncian este tipo de duetos. Para variar: colaboraciones entre grandes = truño. Luego ya le he ido pillando el tranquillo. Pero tampoco me mata. Con una base que me recuerda tremendamente al Push It de Salt-n-Pepa, la poco convencional estructura de la canción no ayuda a hacerla más amena.

Miley dice en su documental Miley Cyrus: The Movement que la ve como single y que ya se imagina el vídeo y todo. Britney la mira y sonríe, pero en el fondo está pensando: miedo.

4. 4x4 (feat. Nelly)

Se agradece que dentro de lo urbano cada corte tenga un sabor diferente. En esta primera producción que nos encontramos en el álbum del omnipresente Pharrell Williams se decantan por el pasado familiar country de la saca-lenguas, en un tema que habla sobre su nueva encontrada rebeldía femenina.

5. My Darlin' (feat. Future)

Adentrándonos de nuevo en las bases urbanas-chungas-edulcoradas, el pesado de Mike Will (¿Miley tiene que nombrarlo en todas las canciones que le ha hecho?) deja paso a unos estribillos en los que toma la batuta el propio featuring.

6. Wrecking Ball

La balada synthpop que consiguió el primer número 1 en singles para Miley en el U.S. Billboard Hot 100 (quién lo diría, cuando yo pensaba que Party In The USA, por lo menos esa, fue número uno ya, pero no). Dr. Puke Luke co-escribe junto a la propia cantante (y otros muchos) y co-produce el segundo potente single que ayudó a afianzar el nuevo estatus de la que cree que hace bien twerk. La triste historia sobre una deteriorada relación tuvo su estratégicamente planeada salida como single justo cuando se dio a conocer su ruptura con Liam Hemsworth. Nada funciona tan bien como dar al público un poco de tu vida privada para impulsar la curiosidad y ventas, cuando ellos se dice que llevaban separados meses. Pero todo queda muy casual.

Dirigido por el incomprendiblemente aclamado fotógrafo Terry Richardson, el vídeo trajo polémica debajo del brazo, para variar, pero no es más que otro intento de Cyrus de llamar la atención. Y lo consigue. Además, a día de hoy mantiene el récord en VEVO de ser el vídeo que más visitas ha tenido en sus primeras 24 horas y el que más rápido ha llegado a las 100 millones de visitas en el innecesario canal de Youtube. A ello contribuyeron las múltiples parodias que aparecieron de debajo de las piedras.


7. Love Money Party (feat. Big Sean)

He aquí lo más chungo que nos vamos a encontrar. Si aguantamos este trago, que tampoco es para tanto, ya no hay nada que nos pare.

Qué malota eres, Miley.

8. #Getitright

Si alguien me explica por qué lo del hashtag se lo agradecería, pero lo han escrito así, para ser más moderno. En esta ocasión Pharrell nos entrega su típica pieza pop-funk que ya ha hecho para otros tantos artistas, cambiando cuatro notas y el tempo. Como productor es poco original, pero de momento le funciona. Hasta que esté en todas partes y la gente lo aborrezca, como pasó con RedOne o David Guetta.

Llegó a ser considerada como primer single, pero al final se quedaron con We Can't Stop. Y después del éxito de Blurred Lines, no sé yo si una canción tan del mismo estilo puede ser embutida en los oídos de los radioyentes otra vez.


9. Drive

Ta bien. Recuerdo que me llamó la atención a primera escucha, pero pasa a ser una más. La verdad que no se ven singles destacables en el disco aparte de los dos primeros. El resto es de una calidad aceptable, pero sin potencial de éxito radiofónico.

10. FU (feat. French Montana)

Miley la del barrio ya se pone chunga otra vez y manda a tomar viento a su novio. A lo largo del disco se habla de amor y altibajos en una relación, y conforme nos adentramos y hacia el final del LP ya empiezan a surgir las más destroyer, cuando una relación se acaba. Según afirmó en una entrevista, el álbum entero va sobre su relación con el hermano menos agraciado del dios vikingo Tor.

Sinceramente, este tema no me gusta y normalmente lo paso. Por lo menos la producción lo hace diferente del resto también.


11. Do My Thang

Con toques dance, parece que vaya a explotar en el estribillo, pero no, se vuelve urbana de gueto.

12. Maybe You're Right

La cosa decae y ya notas que el CD se acaba.

13. Someone Else

La última, por fin. El final se hace un poco largo.


Versión Deluxe

14. Rooting For My Baby

Hay verdaderos fans de este tema. Yo no soy uno de ellos. Estos últimos cortes se pueden escuchar, pero si se los hubieran ahorrado, mejor.

15. On My Own

Cuando piensas que ya no quedan más que mierdas, esta te levanta el ánimo como una brisa de aire fresco. La producción de Pharrell huele a kilómetros, pero se agradece.

16. Hands In The Air (feat. Ludacris)

Esta también me gusta. Yo quitaría las dos últimas de la versión estándar y la primera de la deluxe y metería estas dos últimas. Hay veces que los artistas no se dan cuenta que menos es más. Y no hace falta meter tropecientas canciones para demostrar que es un disco mejor. 

Y de tantas portadas que hay (una para la estándar y cuatro para la deluxe)
yo me quedo con esta imagen promocional. Para variar, las portadas
no oficiales y las amateurs siempre les dan mil vueltas a las verdaderas.

En conclusión, Miley nos trae un cambio radical de estilo y de música, que como las lentejas, si quieres la tomas y si no la dejas. ¿Atrevida? Sí. ¿Demasiado guarrona? Puede. Quizás dentro de diez años se vea como normal. Pero es de lo que se trata en la industria pop: remover un poco los cimientos. Dar de qué hablar. Por lo menos está haciendo lo que quiere.

Actitud aparte, su nuevo estilo urbano redomado (ella va de chunga, pero esto no es más que pop con otro sombrero) se digiere bien. Sin embargo, el resultado final, aunque coherente y en la misma linea de trabajo, sin resultar excesivamente pesado, no es del todo excelente. La escucha es amena, pero respetando los singles, el resto es de escuchar mientras vas conduciendo, pero no de poner a toda leche en tu casa. De todas maneras, me lo esperaba muchísimo más urbano, por lo que yo en mi mundito pop me contento con esta pieza.

5 de enero de 2014

Taylor Swift - Red




Taylor Swift es una cantante a la que nunca había prestado especial atención. Sí, he escuchado discos suyos y no me han convencido demasiado. Hasta este, con el que me he hecho fan.

Esta mujer es el ejemplo perfecto de artista completa: toca instrumentos, compone su propia música, escribe sus letras (muy personales, haciendo que conectes con ella de una manera muy cercana porque sabes que es real), tiene una buena imagen (gustos personales aparte) y combina la dosis perfecta de comercialismo y genuinidad. No es una niñata más del pop, es ella misma, edulcorada para todos los públicos. Además, para esta era han cuidado mucho su estética. Elegante y sensual, pero sin ser demasiado atrevida. Y con maquillaje, peluquería y vestuario acorde a su edad, en línea con el tipo de mujer y artista que se está convirtiendo. Y ole por llevar casi siempre zapatos planos, si es lo que a ella le gusta.

El disco en sí es una obra maestra y uno de los mejores que he escuchado en años. Hasta el tracklist es magistral. Te pones a escucharlo atraído por los temas pop que escuchas en la radio y entre medias encuentras baladas que en un principio odié, pero que con el tiempo se convierten en las que más aprecias. Y es esta la manera en la que todos los artistas deberían de ordenar las canciones en un LP: alternando las lentas con las más movidas. Si ponen todas las lentas al final como ha hecho Katy Perry con Prism o hicieron las pobres Sugababes con Sweet 7, TE DUERMES, pierdes interés y lo quitas antes de que acabe. Otra maravillosa idea es alternar los singles, o los futuros/posibles, con las menos acertadas. Y poner los singles hacia el final también ayuda (como We Are Never, que es la número ocho), para darte un motivo para acabar el álbum.

Ella siempre ha sido buena compositora, pero por primera vez en su carrera ha echado mano del talento de los monstruos del pop, como el sueco Max Martin, habitual de grandes como la Britney, y con ello la sintonía perfecta de calidad junto a comercialidad. No solo la crítica la ha alabado, sino las desorbitantes ventas, que en su primera semana solo en Estados Unidos vendió 1,28 millones de copias (segundo debut más alto para una artista femenina después del Oops de Britney Spears), manteniéndose en el número uno durante 16 semanas no consecutivas.


1. State of Grace

Energética apertura, con un pop-rock bastante neutro que sirve de calzador para el resto del disco. Ni muy pop, ni muy rock, ni muy country. Una manera de captar tanto a su público de siempre como a una persona que la escuche por primera vez, con una afirmación de sentimientos cuando se está enamorado, el núcleo temática de la mayor parte de la música hoy en día.

2. Red

La Taylor mas tradicional vuelve para presentarnos una de esas relaciones intensas que todos hemos tenido y de las cuales no te arrepientes, con un estilo country que mantendrá contentos a sus fans de toda la vida. Versos con la típica métrica imposible de esta cantante que te recuerda una vez más que no ha perdido su seña de identidad.



3. Treacherous

Una temática que se repite en el corte siguiente: arriesgarse a meterse en algo que sabes que no va a acabar bien. Pero a todos nos apetece un poco de marcha de vez en cuando. La primera canción lenta del álbum viene sandwicheada por otras dos más rápidas, por eso se digiere mejor.

4. I Knew You Were Trouble

El primer experimento del disco y el primer single que nos encontramos dentro de él. Fue el segundo del LP a nivel internacional y el tercero en USA. Max Martin y Shellback le han querido dar un toque diferente a este corte, decantándose por el dubstep, que cuando salió el disco aún no era insoportable. Con una estrofa muy calmada, se lanza a un estribillo que lo da todo.

Me hace gracia que insinuara que la canción iba sobre su relación con Harry Styles de One Direction, cuando en realidad al momento de componerla ni lo había conocido. Pero aprovechó el tirón en la gala esa de premios en la que aquel acababa de dejarla cuando dijo que el que la inspiró estaba entre el público. Si es que aquella historia no fue sino que otro atento publicitario...

El vídeo me pareció una mierda considerable y no aporta nada, pero ahí esta.



5. All Too Well

La obra maestra del álbum. Pasa desapercibida a primera escucha, pero con el tiempo pasó a ser imprescindible cuando ya me había cansado de las más comerciales y le empecé a prestar atención. Una historia de amor que la detalla muy bien, porque la recuerda demasiado bien. Otro tema con el que todos nos podemos identificar. Comienza muy suave, pero conforme avanza la historia, se sube de tono hasta explotar. Cada estribillo con una letra diferente y con un final que enlaza toda la historia. Maravillosa.



6.  22

Con la ayuda mágica de los "oohs" y los "yeaaahs" de Max Martin, la de ojos de gato nos cuenta el verano de fiesta que pasó con sus amigos a sus 22 años. Con lo pegadizo que es, fue muy buena elección como cuarto single. Aunque las actuaciones en directo no la hicieron destacar lo suficiente. El punto fuerte de Taylor son los acústicos, donde brilla su voz más que en los directos ruidosos. Y para muestra, un botón:



El vídeo oficial, muy típico, todo hay que decirlo:



7. I Almost Do

Otra balada alternada con la creme de la creme del disco. Una de esas que no escucharía si estuviera de las ultimas.

8. We Are Never Ever Getting Back Together

Max Martin y Shellback co-escriben junto a ella y producen la transición de Taylor del country al pop con una fusión que no defrauda a nadie. Sin dejar de ser fiel a su estilo pero dándole un toque fresco.

Todo comenzó cuando la tonadillera de Wyomissing estaba en el estudio con el dúo maravillas y un amigo de su exnovio apareció para decirle que este aún la quería. Ella le dijo que la dejara en paz y que le dijese que NUNCA iba a volver con él. Los otros dos, que estaban escuchando, dijeron: cuéntanos la historia... Y así empezaron a componer el que luego elegirían como primer single. Con Taylor siempre nos queda especular a cuál de sus muy públicas relaciones se refiere. ¿Puede que Jake Gyllenhaal?



Este es un punto de inflexión, que para mi gusto marca no solo la mitad física del disco, sino que a partir de aquí ya no hay material de tan buenísima calidad. No mala tampoco, pero ya no excelente o single comercial-material.

9. Stay Stay Stay

Otra relación que nos cuenta a modo de historieta. Le gusta mucho a ella este tipo de narrativa como si ocurriera en directo.

10. The Last Time (featuring Gary Lightbody, y como ni el Tato sabía quién era, of Snow Patrol. Y tampoco te creas)

No es de mis favoritas, pongámoslo así. Taylor ha colaborado con varios artistas en este disco que llevaba tiempo queriendo trabajar con ellos, pero como siempre he pensado (y mi teoría no hace más que reafirmarse) de las colaboraciones siempre salen los peores temas. Y a más grandes las artistas, peores resultados (se esfuerzan menos porque creen que sus nombres ya venden por sí solos). Pero como este pobre no lo conocen ni en su casa, ha quedado una cancioncilla que ni fu ni fa. De esas que entre los dos cortes que está se hace escuchable. Una vez más, la importancia del tracklist.

11. Holy Ground

Otro tema que te mete en una atmósfera completamente diferente, la cual me gusta mucho. Se dice que va sobre su tapadera de relación con Joe Jonas. Me imagino un vídeo, que nunca saldrá porque ya acabó la promoción de la era y no fue single, a lo cafetería de los años cincuenta, con la juventud y sus tupés bebiendo Coca-Cola y tomando helados.

El bridge es mi parte favorita: "Tonight I'm gonna dance...".



12. Sad Beautiful Tragic

Esta dijo que le salió así, y así la dejaron. Con una producción muy sencilla. Yo la hubiera dejado como bonus track o como una de esas canciones que los artistas dicen que alguien se las ha filtrado y en realidad han sido ellos para ver la acogida que tienen ante el exigente público.

13. The Lucky One

Un posible pasado, presente y futuro de la cantante. Esta se la tiene que cantar a Britney cuando se retire.

14. Everything Has Changed (featuring Ed Sheeran)

Tenía que sacar algún beneficio de hacer tantas migas con el británico, y esta colaboración le abre puertas en Reino Unido, donde Sheeran fue notable (quién sabe si lo seguirá siendo, porque en la industria musical usamos a los artistas muchas veces como pañuelos de usar y tirar). Pero no me parece una buena elección como sencillo cuando hay otros temazos en el disco que nunca se van a dar a conocer.



15. Starlight

La variedad de productores y a su vez la versatilidad con la que estos mismos han trabajado para este disco, es lo que lo hace tan ameno de escuchar. Otro precioso tema cuya inspiración le vino mirando una foto de Ethel y Bobby Kennedy bailando de jóvenes. Se dice que en el breve periodo de tiempo que Taylor estuvo saliendo con Connor Kennedy les cantó la canción a su familia explicándoles la historia y aquellos quedaron maravillados.

16. Begin Again

La que en un principio salió como single promocional, se acabó convirtiendo en segundo single del disco (en USA) por su buena acogida. Cosa que los artistas deberían de dejar de hacer. Si es promocional, es promocional. No la líes y saca el otro single que tenías planeado y disfruta del éxito de ambos. Pero es más cómodo y fácil apostar sobre seguro.

Me costó un tiempo pillarle el punto, por eso de que es muy lenta y a mí las lentas me cuestan, pero escuchando la letra simplemente te derrites. Y una vez más, identificándote con todas esas historias tan personales que nos cuenta Taylor.

Constituye el cierre perfecto del álbum, hablando sobre empezar a conocer a alguien después de estar un tiempo sin tener citas. Empezar otra vez en el complicado juego del amor. La justa contraposición de la canción que abre el disco, que es el estado del amor.



Bonus: Ronan

Esta canción no está incluida en el disco, pero merece la pena escucharla/conocer su existencia. Es un tema que Taylor compuso a partir de lo que leyó en un blog sobre el calvario de una mujer que se enteró que su hijo de cinco años tenía cáncer terminal. Taylor se sintió muy consternada con lo narrado y decidió poner a la madre como autora de la letra y dedicar todos los fondos obtenidos a la organizaciones relacionadas con el cáncer. La única actuación la hizo en esta gala de Stand Up to Cancer y como veréis es muy sentimental. No sé cómo pudo retenerse las lágrimas. Si no lloráis viendo esto y entendiendo lo que dice la letra, no tenéis alma.





En conclusión, un trabajo discográfico de los que perdura. De los que he escuchado durante casi un año, como hacía antaño con mis discos favoritos, cuando hoy en día me duran un par de meses. Un álbum completo, variado y de buena calidad de pe a pa. Compuesto y escrito por una jovencita de 22 años, ojo. Quizás demasiado largo, aunque no se hace pesado. Pero definitivamente uno de los mejores discos pop de los últimos años.