13 de enero de 2010

Los Protegidos


Porque siempre me gusta ver los primeros capítulos de las series y porque hay que ver las cosas antes de hablar de ellas, ayer vi el primer episodio de la nueva serie que Antena3 lleva anunciando insistentemente desde la década pasada. Un serial que trata sobre un grupo de personas (algunas con poderes sobrenaturales) que tienen que huir y que para ello fingen ser una familia que se mudan a un barrio nuevo.

Hablando de series en general, parece que hace tiempo que se quiere innovar en el país limítrofe con África y de ahí que hayan surgido series como el aborto de "Lost" (El Internado) o el supuesto plagio de "Damages" (Acusados), así que esta vez han dicho: pues pa que no se note, cogemos un poco de aquí y otro de allá y apañao.

Y eso es lo que ha pasado con Los Protegidos, que es el feto resultante de la reproducción entre "Heroes" y "Desperate Housewives", desarrollándose en el vientre materno de Los Serrano.

¿Una idea original? No, pero oye, es entretenida y está bastante bien hecha.

¿Un argumento prolongable? Difícilmente, pero ya se verá cómo lo continuan, porque de momento el estreno de ayer tuvo buenos datos de audiencia. "El Internado" también parecía que no se podía alargar más y todavía tienen escotillas que descubrir en el suelo, con plano que baja hacia dentro (quien lo vea sabrá de lo que hablo ¬¬).

¿Los personajes? Típicos niños repelentes que la cagan a menudo en tono de "humor" y hace que tengas la sensación esa de que les van a pillar. Por otra parte esta la típica pareja de "adolescentes" que se pelea, pero que todos sabemos cómo va a acabar, incluyendo al personaje favorito y recurrente de las series de Antena3: Miguel Ángel Muñoz en UPA, Iván (El Internado), Gorka (Física o Química)… en definitiva, el Sawyer (Lost) o ese hombre que es o debería de ser atractivo, y que es borde con todo el mundo pero que en el fondo tiene buen corazón... booooring!


Para acabar y después de haber despotricado todo lo que he querido, a riesgo de violar el nuevo ante-proyecto de ley en el que puedo estar desprestigiando el patrimonio nacional, es una serie potable que merece la pena ver un martes por la noche si no tienes nada mejor que hacer.