8 de marzo de 2010

Happy birthday tooo meeeee


Bueno, un año más, como dice mi madre. Mejor no pienso que ya voy de camino a los 30 XD

Este es el día de las alegrías, de las decepciones y de las sorpresas.

Las alegrías por aquellos seres queridos que se acuerdan de tí en un día tan memorable, las decepciones por esos "grandes" amigos que por una cosa u otra se olvidan y las sorpresas por esas personas de las que no esperas nada pero te felicitan.

Todos los años y ya desde hace unos cuantos, es tradición, agenda en mano, el apuntarme quién me felicita y por qué vía.

En la era pre-redes sociales te lo tenías que currar, acordarte de la persona, ponerte una nota de aviso... ahora el Tuenti te lo recuerda en letras bien grandes cuando inicias sesión, así que el mero hecho de poner un comentario en el tablón ya no tiene tanto mérito como antaño. Y por supuesto, felicitar por otro medio tiene mucho más valor, en el siguiente orden de jerarquía: en persona>por teléfono>SMS>Internet.

Tampoco es que tenga una lista negra. Estos "apuntes" son sólo para guiarme a tomar decisiones. Está claro que aunque mis mejores amigos se olviden, no voy a dejar de felicitarlos nunca, no podría. Pero luego están esas otras personas con las que no hablas mucho y con las que vas perdiendo el contacto con el paso del tiempo... ahí es donde entra en acción! jajaja

Sí, hay gente que me dice que estoy loco, que exagero o que le doy demasiada importancia. Quizá con los años la ha perdido un poco, pero sigo creyendo que la tiene. A todos nos gusta que nos feliciten, pero poca gente se toma la molestia de hacerlo con los demás.

En mi primer cumpleaños fuera de mi casa, de mi ciudad, alejado de muchos seres queridos y de mis gatos (cuánto los echo de menos), después de un año que no ha sido precisamente bueno, y en un momento de mi vida en el que me encuentro bastante perdido, no puedo evitar ponerme nostálgico en un día como éste.

Happy birthday to me.